“NO PODES”, seguramente una de las frases que en algún momento de la vida, todos hemos escuchado y la cual nos ha privado intentar algo y cumplir un objetivo personal. Pero hay personas que luego de escuchar eso muchas veces, decidieron demostrar que sí se puede, que los límites están en nuestra cabeza y que justamente, están para romperse.
María de los Milagros Bernat o simplemente “Milagros”, como le gusta a ella, tiene 17 años, recién recibida de la secundaria y cerrando una excelente temporada deportiva. En el 2014 le diagnosticaron ceguera cerebral y desde ese momento, perdió uno de sus sentidos. Pero trabajó en otras cosas, como por ejemplo la confianza en sí misma, que la llevaron a comenzar con el atletismo y consagrarse en los Juegos Evita Nacionales que se realizaron en Mar del Plata este año.

Le gusta el fútbol, es fanática de Vélez Sarsfield y actualmente disfruta del buen momento que pasa el “Fortín” dirigido por el crespense Gabriel Heinze. Además cuando era más chica realizó danzas clásicas, española, Jazz y Reggaetón.
En la semana, “Mili” visitó la redacción de Paralelo 32 para contarnos su experiencia en el deporte durante esta temporada y lo que se viene para el 2019.

-¿Cómo comenzó la pasión por el deporte?
– Nació hace tres años. El profesor de Educación Física de la Escuela Integral Helen Keller de Paraná, me dijo que me iba a inscribir a los Juegos Deportivos Evita y allí fue cuando empecé a entrenar con Gisela Stürz en el Campo de Deportes Yapeyú. Por un accidente que tuve, me esguince y no pude viajar. Al año siguiente volví a entrenar y días antes de la competencia agarré neumonía. Este año nuevamente volví a entrenarme, con todos los cuidados posibles. Primero comencé en la escuela de Paraná y luego también en el Campo de Deportes Yapeyú.

-¿En qué te basaste para elegir qué disciplina del atletismo hacer?
– Nosotros hacemos velocidad, bala y salto. Que son las disciplinas que podemos desarrollar con facilidad, ya que lo otro es más complicado. Salto no me gustaba y terminé eligiendo las otras dos. Empecé con bala, descubrí que era buena y no me costaba la técnica. Y en velocidad, el grado de visión que tengo no me deja hacerlo sola, por lo tanto lo hacemos con guía.

-Después de dos intentos fallidos, ¿cómo fue competir por primera vez?
– Fue la primera vez, porque nunca antes me había tocado la oportunidad de estar en los Juegos Evita. En la etapa departamental, al no haber muchas chicas, pasé directamente a la etapa provincial, que se desarrolló en Concepción del Uruguay. Allí fui primera en Lanzamiento de Bala de 4 kg, tuve que hacer salto donde terminé segunda y tercera en velocidad, donde tuvo que correr con un acompañante, también por primera vez. Luego llegamos a los Nacionales, en Mar del Plata. Una experiencia única, viajando con mis compañeros y disfrutando del deporte. Me fue excelente, porque pude terminar primera en Bala y en Velocidad.

Milagros Bernat visitó la redacción de Paralelo 32

-Terminaste la secundaria, ¿ya sabes que vas a estudiar?
– Estoy pensando en Profesorado de Danzas Clásicas, que de las que realicé, es la danza que más me gusta. Y otra carrera que me interesa es Psicopedagogía, en ambas profesiones puedo trabajar con personas con discapacidad.

-¿Pensás seguir con el deporte?
– Sí, obviamente. Cuando estaba tanto en la etapa Provincial y Nacional, representes del Seleccionado se contactaron con mis profesores, para que vaya a entrenar a Buenos Aires. Es un incentivo para seguir con esta pasión.

-¿Intentas probar con otros deportes?
– Intenté una vez fútbol para baja visión, pero falló la prueba y decidí quedarme con el atletismo. El básquet y el fútbol me dejaron de gustar, porque cuando estaba en la clase de Educación Física, me decían que no era para mí, entonces me dejó de llamar la atención.

-¿Hay un alto porcentaje de la sociedad que creen que personas con discapacidad no pueden hacer deportes?
– Sí. Mucha gente dice o piensa que las personas con discapacidad no pueden hacer deportes. Pasa con los chicos que tiene Parálisis Cerebral, Discapacidad Motriz o Intelectual, tenemos que saber que tienen las mismas oportunidades que todos y son muy buenos. Conviví con ellos y me demostraron que tienen una gran cantidad de capacidades que la gente no sabe verlas.

-¿Te manejas por tus propios medios en el día a día?
– Eso trato, pero en la ciudad me cuesta un poco porque la sociedad no está acostumbrada a ver una persona con bastón por la calle. Desde principio de año hasta ahora, se ha logrado un gran avance.

-¿Sabes leer en braille?
– Sí, pero no por una cuestión académica. Sino porque me enseñó mi profesor de Informática, que también es ciego. Para el celular y computadora, utilizo un lector de pantalla. Cuando toco un icono, me dice las opciones que tengo disponible y me va indicando lo que puedo hacer.

Milagros fue parte de la Fiesta Anual del Deporte

-Como en todos los aspectos, en el deporte se necesita del apoyo familiar…
– Sin dudas. Tengo un acompañamiento muy importante de la familia para lo que hago y es muy necesario, porque si no sería imposible, por eso estoy agradecida por todo lo que me han ayudado. Ellos ya están acostumbrados a convivir con mis lectores todo el día, más que nada mi hermanita, que lo tiene demás asumido. Sabe que si salimos juntas, me tiene que ayudar cuando hay algo o al cruzar la calle.

-¿Pudiste desarrollar otros sentidos?
– Sí, en mi caso yo tengo desarrollados el tacto y la audición que son los que más uso. El primero lo utilizo en casa más que nada, para poder encontrar las cosas y el segundo, en la escuela.

-¿Qué mensaje le podes dejar a todas las personas que tienen una discapacidad, pero aún no hacen deportes?
– Hay que animarse, porque el deporte es algo hermoso y no tiene que ser solo para lo convencional. El deporte es para todo, si tienen ganas de hacerlo, prueben y van a ver que es algo único. Todo se puede, los límites están en la cabeza.

Compartir
Artículo anteriorVuelve a los entrenamientos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here