El seguiense Carlos González, Ayudante de Campo de Alfaro, habló con 147 Sport sobre la llegada a Boca Juniors. El miércoles 2 se realizó la presentación oficial y el jueves 3 fue el primer entrenamiento.

Ex futbolista profesional, vistiendo las camisetas de Unión de Santa Fe, Cobreloa y Deportes Iquique de Chile, Atlético Rafaela y Huracán de Corrientes, en 2000 se sumó al equipo de trabajo de Gustavo Alfaro para no irse más.

Carlos González llegó hace días a la cúspide de su carrera detrás de la línea de cal y al lado de “Lechuga”. Es que el miércoles 2 se presentó oficialmente quien es el sucesor de Guillermo y Gustavo Barros Schelotto. Y el jueves tuvieron contacto por primera vez con el plantel profesional en Casa Amarilla. Comparten conceptos firmes a la hora de hablar de fútbol y ética; y la misma “cultura del trabajo” de la se refirió en varias oportunidades Alfaro, contando que fue uno de los legados que le dejaron sus padres. Juntos dirigieron 11 equipos antes de arribar al Xeneixe.

Las sensaciones que me atravesaron cuando confirmaron la noticia fueron hermosas. Había felicidad y ansias por empezar a trabajar. Soy y fui responsable en todos los clubes donde estuve, pero no cabe duda que llegamos a una institución muy grande, donde la repercusión es totalmente masiva. Porque estamos hablando de uno de los dos clubes más grandes de la Argentina. Lógicamente la responsabilidad es enorme, pero lo tomo como que es un desafío hermoso.

Como el DT estaba en Estados Unidos visitando a su hija, el Preparador Físico Sergio Chiarelli y González viajaron a Casa Amarilla cuando llegaron a un arreglo. “Visitamos y observamos la logística del club, para ir cambiando y amoldando cosas a nuestra forma de trabajo. Las instalaciones son de primer nivel. Logísticamente tiene todo para trabajar cómodos. Seguramente hay cosas que acomodaremos pero en general vimos que todo está en condiciones como para realizar nuestra tarea”, dijo.

Sobre la salida del Quemero, González opinó: “Uno siempre cuando se va de un club quiere hacerlo de la mejor manera en todo aspecto. Nosotros afortunadamente pudimos desarrollar un buen trabajo en Huracán. Fuimos para salir de la zona roja de los promedios y terminamos logrando una campaña donde clasificamos a la Copa Libertadores y terminamos peleando el campeonato. Además formamos un grupo humano terrible. Pero se nos dio esto, pasó quizás el último tren grande que se nos podía presentar y decidimos tomarlo. Y acá estamos, comenzando este hermoso proyecto deportivo”.

Cuando le consultamos sobre cómo habían tomado la noticia su familia y entorno cercano, contestó: “Cada vez que logramos hacer una buena campaña con cualquier equipo o que arreglamos con un club importante, se ponen contentos. Cuando comenzaron los rumores estaban expectantes, y ahora que se concretó están felices. Lógicamente seguirán apoyando como siempre. En mis comienzos como jugador fueron mis viejos y mis hermanos, ahora es mi mujer y mis hijos. Ellos siempre me han acompañado. De no ser así, es imposible mantenerse en el ambiente del fútbol, donde estás mucho tiempo fuera de tu casa y requiere sacrificio. Si no te apoyan esas personas que son los pilares fundamentales, se hace cuesta arriba”.

Luego señaló: “Yo creo que en esta decisión estuvo rondando mi amigo ‘Pancho’ Lescano (NR: Lescano fue un Profesor de Educación Física muy conocido y querido en Crespo, que falleció en un accidente). Es mi Ángel de la guarda. Cuando viajaba sólo a Buenos Aires la semana pasada pensaba en él, que era hincha de Boca pero siempre empujaba y mandaba buena onda. Porque más allá de que con el cuerpo técnico hayamos hecho buenas campañas, era muy difícil que se diera esta posibilidad. Finalmente se dio y por eso he pensado mucho en el recordado Pancho”.

El primer y principal apuntado de Daniel Angelici para reemplazar a los mellizos Barros Schelotto era el crespense Gabriel Heinze. El Gringo tiene contrato con Vélez Sarsfield y su firme postura de cumplirlo, obligaron a los dirigentes a buscar otro nombre. Terminó llegando Alfaro y con él, González, que es de Seguí pero adoptado y cobijado por Crespo hace muchos años. “Parece que alguien de Crespo tenía que llegar a Boca (entre risas). Porque Gabriel no accedió y era el favorito, pero termino arribando yo de la mano de Gustavo”, mencionó.

Por último, González expresó: “Trataremos de realizar lo mejor posible. Sabemos dónde llegamos y dónde estamos. Ahora solo resta poner mucho esfuerzo para hacer un buen trabajo y comenzar a buscar buenos resultados deportivos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here