Si hablamos de Palermo de Paraná, a la cabeza se nos vienen algunas cosas, los colores «Rojo y Negro», el barrio Rocamora de la Capital Provincial y a su jugador de buen pie, Lucas Mendóza, una persona característica, que lleva los colores con una pasión inexplicable.

La Liga Paranaense de Fútbol, en su reglamento, expresa que los jugadores no se pueden exceder de los 35 años. Lucas pasó dicha edad, y decidió colgar los botines. Así lo confirmó el enganche en su cuenta de Facebook.

«Como los voy a extrañar y estos locos de la liga no quieren aflojar dicen hasta 35, yo tengo 37 y corro más que un pibe de 18 o 19. Como quieren que ese pibe juegue si no tiene un apoyo, que le diga loco metele a las prácticas y decirle cuídate el finde vos pendejo, que el domingo vos la rompe y después todo van a hablar de vos que saliste figura». Luego agregó: «Amigo sabes cuantos pibes necesitan de un vago grande que les de un empujón para poder dar un poquito más, que saben si capaz que nunca entraron a una cancha o fueron a un entrenamiento a ver» cerró.